Artículos

Editorial n.º 10: Los Acuerdos Comerciales, Una Decisión Estratégica

Econ. Rubén Cañas Jácome – Docente de la Facultad de Economía de la PUCE

La economía ecuatoriana ha empezado a sentir con mayor fuerza la necesidad de generar nuevos y mayores ingresos para sostener su crecimiento y financiar su desarrollo. 

Durante los últimos dos siglos y en el presente, varias economías del mundo han aplicado políticas económicas con enfoque en el comercio exterior, experimentando cambios sustanciales que les han permitido fortalecer su aparato productivo, aprovechar de mejor forma las economías de escala, introducir enfoques orientados a la mayor competitividad internacional y generar mayores ingresos para su desarrollo; razón por la cual, una de las vías ampliamente comprobadas para alcanzar esa mayor competitividad, incrementar los ingresos del estado y mejorar la inserción en los mercados internacionales, ha sido la vía comercial. 

Para el Ecuador, uno de los grandes retos en la actualidad es precisamente la mayor apertura comercial, como una estrategia técnica y política que le permita fomentar las relaciones internacionales sobre la base de la confianza y el beneficio mutuo para las partes intervinientes y, en esta línea, los esfuerzos realizados hasta el momento son muy importantes, aunque a veces parecen insuficientes para garantizar la permanencia de una política comercial externa al menos en el mediano plazo.

Las negociaciones realizadas con la Unión Europea (UE) encaminadas a la suscripción de un Acuerdo Comercial para el Desarrollo, aparentemente han llegado a buen término, lo que ha traído cierta tranquilidad al sector empresarial y de alguna forma también permitirá fomentar la Inversión Extranjera Directa (IED), que se considera como una de las principales fuentes para innovar la estructura primario exportadora del Ecuador y para potenciar los esfuerzos encaminados hacia el impulso de  la producción de aquellos bienes clasificados como no tradicionales. 

La diversificación de los socios comerciales, el incremento de las exportaciones, el fomento de las Pequeñas y Medianas Empresas (PYMES), y por sobre todo, la seguridad jurídica para los nuevos emprendimientos e inversiones nacionales e internacionales, son los ingredientes que requieren los inversionistas para apoyar la estrategia comercial. Por su parte, el sector privado también debe reinvertir y reinventar sus estrategias comerciales, para lograr una verdadera sinergia público-privada y una real empatía con la política gubernamental, a efectos de que sea posible la estabilidad económica a través de incentivos a la producción nacional orientada al mercado internacional.

En este contexto, una estrategia de mayor apertura comercial, acompañada de una adecuada sinergia público-privada, permitiría alcanzar objetivamente las “ganancias del comercio”, con los consecuentes beneficios económicos para los dos sectores, a efectos de garantizar la sostenibilidad del crecimiento de la economía ecuatoriana en el corto, mediano y largo plazo y, principalmente, la mejora en la calidad de vida de los ecuatorianos. 

Los comentarios vertidos en este medio, son de exclusiva responsabilidad de sus autores - 2018/08/18. EFI- Economía Pontificia Universidad Católica del Ecuador
Template by QualityJoomlaTemplates