Teoría Clásica del Comercio Internacional

La división del trabajo y sus consecuencias

Autor: María Emilia Garcés

En el siglo XVIII, Adam Smith planteó la importancia de la división del trabajo para lograr el desarrollo y crecimiento sostenido de las naciones, logrando mayor productividad y eficiencia en la economía. Cuando se refiere a la división del trabajo se habla de cómo una actividad se puede descomponer en distintos pasos y entre diferentes personas, según su fuerza física, habilidad y conocimientos (Enciclopedia de economía, 2006). Además, se conoce que cuando un determinado cargo alcanza un volumen muy alto de trabajo, lo necesario y optimo es dividir dicha actividad y asignarlas entre distintas personas que tengan conocimiento y destreza en la misma; esta división ayuda a la productividad y eficiencia en la fabricación de algún bien o servicio, también, es la base de la organización.

Según Smith (1776), la cantidad de productos que un mismo número de personas puede confeccionar, como consecuencia de la división del trabajo, procede de tres circunstancias distintas: primera, mayor destreza de cada obrero en particular; segunda, ahorro del tiempo que comúnmente se pierde al pasar de una ocupación a otra, y por último, de la invención de un gran número de máquinas.

Tratando  el primer punto, la mayor destreza de cada obrero puede aumentar su productividad, y por ende, la mayor cantidad de trabajo que puede efectuar en un mismo periodo de tiempo. El obrero aumenta su destreza ya que se focaliza en una determinada acción por lo que se convierte en una operación sencilla para él. Al aumentar la velocidad de las operaciones, la cadena productiva también aumenta la velocidad, por lo que la producción crece notablemente en comparación a realizar las mismas operaciones sin ninguna división del trabajo.

Desde la segunda perspectiva, el ahorro del tiempo que se pierde al pasar de una actividad a otra, se podría decir que cuando una persona tiene su mente ocupada en distintas actividades al mismo tiempo, no trabaja con la misma eficiencia que lo podría hacer si concentrara y enfocara toda su atención en una sola. Al cargarle al obrero con muchas actividades, este pierde incentivos y, por lo tanto, se vuelve más lento al realizar su trabajo, lo que provoca pérdidas en la producción total, evaluado en un periodo de tiempo específico.

Por último, cuando una empresa cuenta con la maquinaria apropiada el trabajo se facilita enormemente, pero, la invención de esta maquinaria también forma parte de la división del trabajo que hablaba Smith. Al inicio estas máquinas fueron inventos propios de los artesanos para agilizar sus labores, posteriormente, gente que no ejecutaba estos trabajos se dedicó a  la invención de máquinas con el fin de avanzar tecnológicamente en todos los procesos productivos. En la actualidad existen maquinarias que pueden, sin ningún problema, reemplazar en su totalidad al ser humano. 

En fin, al conocer la postura de Smith se concluye que él al imponer la importancia de la división del trabajo hay un tema que no lo analiza y es de mucha importancia. Cuando una persona realiza la misma actividad todos los días, ocho horas diarias, su mente e inteligencia pierde la capacidad de pensar y desarrollarse, es decir, al final del día la persona no aprendió nada nuevo ni se nutrió de información importante por lo que se pierde la posibilidad de obtener nuevo capital humano. Al momento en el que el país no crece en talento humano, se crea una sociedad solo de obreros y empleados, que no tienen la posibilidad de alcanzar el mismo estilo de vida que los dueños de los medios de producción; esto, conlleva a la falta de capacidad de las personas para emprender o crear nuevas fuentes de trabajo, lo que al largo plazo no impulsa al desarrollo y crecimiento de un país ni mejora el estilo de vida de sus  habitantes.

 

Bibliografía

Anónimo. (s.f.). Enciclopedia de economí. Obtenido de http://www.economia48.com/spa/d/division-del-trabajo/division-del-trabajo.htm

Smith, A. (1776). Investigación de la natraleza y causas de la riqueza de las naciones. En A. Smith. Londres: W. Strahan & T. Cadell.

Ventaja comparativa en países primario exportadores

Autor: Diego Rodríguez García.

Ventaja comparativa en países primario exportadores

 A principios del siglo XIX, David Ricardo desarrolla la teoría de la ventaja comparativa, en la cual explica que para que el comercio internacional sea beneficioso para los países, cada nación debe especializarse en la exportación de aquellos bienes en los cuales posea una ventaja comparativa, es decir los bienes que produzca con un menor costo relativo comparado a otros países; así mismo, importarán los bienes en los cuales sean menos eficientes (Ricardo, 1985). Aplicando estos principios se obtendría un beneficio mutuo al comerciar, los países se especializarían en ciertos bienes, volviéndose más eficientes y así, el volumen de la producción mundial aumentaría.

Sin embargo, si los países primario exportadores  aplicarán la teoría de la ventaja comparativa para decidir en la producción de que bienes especializarse, la respuesta seria de continuar con la producción de materias primas, lo que significa que estos países estarían destinados a un futuro como países no industrializados es decir “primario exportadores “.

El problema de esta situación, es que la historia ha demostrado que un sistema primario exportador no crea un crecimiento económico sostenible en el largo plazo. Principalmente porque el desarrollo económico de estas economías se vuelve dependiente de factores exógenos, ya que los precios de las materias primas son los más vulnerables a los ciclos económicos mundiales.

Un buen ejemplo de ello es Ecuador, cuyos productos más representativos a lo largo del tiempo en el exterior han sido: el petróleo, banano, camarón, flores, cacao, atún y café; los cuales en determinados periodos han significado verdaderos booms de crecimiento económico, pero así mismo han dado lugar a recesiones cuando sus condiciones de comercialización en el mundo no son favorables, como lo que sucede en 2016 en Ecuador debido a la  caída inesperada del precio del petróleo.

En conclusión, se podría argumentar  que la solución a esto es ya no exportar dichos productos como materias primas, sino con un valor agregado; es decir, un cambio de matriz productiva. Pero lograr tal cambio en el proceso productivo para un país primario exportador significaría costos verdaderamente altos, con lo que quizá ya no se mantendrían las ventajas comparativas de estos bienes.

Bibliografía

Ricardo, D. (1985). Principios de economía política y tributación. Barcelona: Ediciones Orbis.

 

 

 

Ventaja Absoluta, Una Realidad en el Comercio Internacional

Autor: Gabriela Otero

Ventaja Absoluta, Una Realidad en el Comercio Internacional

El comercio internacional  para simplificar es la actividad de intercambiar bienes y servicios con otros países recibiendo una ganancia. Adam Smith es el padre de la economía y para analizar la ventaja absoluta  nos remontamos a  su Investigación sobre la Naturaleza y Causas de la Riqueza de las Naciones, donde habla de la razón del comercio, tanto entre personas como entre países.

Adam Smith nos señala que un país “puede ser más eficiente que otro en la producción de algunos bienes y menos eficiente en otros e, independientemente de las causas de las ineficiencias, ambos se pueden beneficiar del intercambio si cada país se especializa en la producción del bien que produce con mayor eficiencia” (Smith, 1974,402). Al pasar el tiempo se hizo más notorio que los países tienen diferentes habilidades, destrezas, maquinas, tecnología, capacidad entre otros. Smith logro ver todo esto descrito y propuso que cada país elabore lo que mejor sabe hacer con la mejor eficiencia para así tener una mayor producción.

En la revolución industrial los países europeos se especializan con la introducción de nueva maquinaria que llego a desplazar a los trabajadores imprecisos, Smith lo contrasta explicando que mientras más hábil  o más especializado seas te van a escoger  porque puedes generar mayor valor o producción. Pensemos en una fábrica de zapatos en la que cada trabajador se demora en hacer un par zapatos una hora, con la introducción de nueva maquinaria en una hora el obrero logro hacer 4 zapatos. El resultado es obvio un aumento en la productividad, por lo tanto, el capitalista se embarca en la búsqueda de trabajadores o maquinarias que cada vez elaboren mayor cantidad de zapatos en menor tiempo.

 En la actualidad sin duda sigue vigente este concepto, un trabajador ahora debe especializarse no solo en una rama, sino en varias ramas. Sigamos con el ejemplo de los zapatos si antes el trabajar se especializaba supongamos que en colocar cordones, en el mundo actual  más competitivo deberá especializarse en varias ramas; por ejemplo, especializarse en colocar cordones, pintar el cuero, colocar los clavos en el zapato, entre otras.

En el comercio internacional actual se puede observar las ventajas absolutas, un claro ejemplo es Canal de Panamá “abrió sus puertas a la navegación en 1914, introdujo un atajo que reducía las distancias, Distancias da 6,000 millas o más, se ahorraban en algunas de sus rutas de comercio principales, reduciendo el tiempo en el mar” (Pellini Claudio, 2014). Panamá ha sabido aprovechar su ubicación privilegiada y hasta hoy la mayoría de países comercian gracias a la existencia de este canal, como resultado el más beneficiado es Panamá teniendo grandes ingresos por su ventaja natural.

 

En la actualidad los países han aprovechado de la ventaja absoluta para el comercio y así han obtenido un mayor beneficio entre ellos. Un claro ejemplo es Panamá, China, Estados Unidos entre otros países.  Este concepto de ventaja absoluta es muy importante en la actualidad,  ahora no solo incorpora a la especialización de trabajadores en las ramas, sino también de la especialización de naciones por medio de las instituciones, políticas y regulaciones. Es un mundo globalizado en el cual especializarse influirá no solo en una empresa, también en toda la economía de un país.

Referencia Bibliográfica

Pellini Claudio, 2014. Historia y Biografías. Recuperado en http://historiaybiografias.com/panama/

Smith Adam, (1974). Una investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones. Barcelona: BASCH CASA EDITORIAL S.A. 

Implicaciones del comercio internacional desde la teoría de Adam Smith y David Ricardo

 

Autor: Camila Aguirre

Implicaciones del comercio internacional  desde la teoría de Adam Smith y David Ricardo

La actividad comercial ha estado, a lo largo de los siglos vinculada a la actividad humana con el objetivo de satisfacer las necesidades del ser humano, llevando a una sociedad de intercambio mutuo  denominado comercio.

La teoría del comercio internacional  ha sido creada con el afán de responder a varias interrogantes  que son  mutuamente dependientes:¿Cuales son las causas del comercio?, es decir ¿por qué los países comercian? y ¿cuales son los efectos del comercio internacional?. Para poder dar respuesta a esta interrogantes es necesario reconocer que el comercio ha estado en constante evolución  histórica desde la época del  feudalismo, mercantilismo, la revolución industrial, hasta la globalización y la era tecnológica del siglo XXI. Sin embargo como menciona Paul Krugman y Mauirice Obstfeld(2006: 24) “Incluso si el comercio internacional ha experimentado importantes cambios, los principios fundamentales descubiertos por los economistas en el amanecer de la economía global siguen siendo aplicables”.

Una de las teorías tradicionales del comercio se enfocan en las diferencias entre países siendo Adam Smith y después David Ricardo quienes investigaron las causas del comercio internacional tratando de demostrar los beneficios del libre comercio.

Adam Smith (1994: 33)sostenía que  cada país podría especializarse en la producción de bienes en los cuales tuviera una ventaja absoluta, es decir elaborar de mejor manera y con mayor eficiencia productos, a la vez se podría importar aquellos bienes en lo que tuviera una desventaja absoluta. Posteriormente David Ricardo (1950: 71) introduce una nuevo concepto “costo relativo” es decir el coste de un bien medido en términos del otro bien, colocando al trabajo como el factor principal para medir estos costes entre países. Estableciendo la posibilidad de comercio mutuamente benéfico, sin embargo varios de los supuestos  planteados no son completamente verdaderos.

Uno de los supuestos planteados por David Ricardo(1950: 98) el nivel de tecnología es constantes entre los 2 países, sin embargo la tecnología es un factor de producción que es distinto entre países  que puede llegar a explicar por que países como China  o Corea del sur tienen PIB tan altos  y su crecimiento económico es cada vez mayor en comparación a otros países .

La competencia perfecta  es otro de los supuestos en donde  la presencia de fallos de mercado desmienten el supuesto, en la realidad no se da la competencia perfecta, los agentes no son precios aceptantes  y la presencia de monopolios  compiten por el poder de mercado. Debido a lo anterior el supuesto de pleno empleo ( todos los factores de producción se ocupan ), solo es visto de manera teórica . 

En la ventaja comparativa de David Ricardo (1950: 98) se emplea una teoría de valor trabajo, es decir el valor relativo de un bien está basado únicamente en su contenido de trabajo relativo ( costo relativo), sin embrago existen otros costos que determina el precio mínimo que una empresa puede imponer a su producto  entre ello son los costos fijo y los costos variables .

En síntesis la teoría tradicional del comercio (ventaja absoluta de Adam Smith y ventaja comparativa de Ricardo), se explica las causas del comercio en función de las diferencias  entre países; diferencias de tecnología y dotación de factores  que pueden llevar a un país a una especialización de un bien en especifico.

 Sin embargo Paul Krugman (2006: 5)  menciona una  explicación del comercio:

 Los lazos entre los patrones del comercio y la interacción de las dotaciones relativas de recursos nacionales como el capital , el trabajo y la tierra por un lado y el uso relativo de esos factores en la producción de los diferentes productos .

Es por ello que los patrones de comercio internacional es decir que vende que a quien, son preguntas que deberíamos hacernos. Factores como el clima o los recurso naturales pueden llegar a explicar la matriz productiva de un país ,incluso a través de esta vía se puede llegar a explicar  el rápido crecimiento de las exportaciones de bienes manufacturados provenientes de países con bajos salarios.

En conclusión  el estudio del comercio internacional es de suma importancia debido a que permite una mayor movilidad de los factores de producción entre países en donde cada país se especializa en aquellos productos donde tienen una mayor eficiencia lo cual le permite utilizar mejor sus recursos productivos y elevar el nivel de vida de sus trabajadores. Por lo que Hace posible que un país importe aquellos bienes cuya producción interna no es suficiente y no sean producidos.

 

Bibliografía :

Krugman, Paul y Obstfeld, Mauirice (2006) Economía internacional; Introducción, (7 ma edición ). Madrid

 Krugman Paul y Obstfeld Mauirice (2006) Economía internacional ; capitulo 1 , (7 ma edición ). Madrid

Gonzalez Raquel (2011) Diferentes teorías del comercio internacional . Tendencias y nuevos desarrollos de la teoría económica,858,104-109 recuperado  de http://www.revistasice.com/CachePDF/ICE_858_103-118__9F7A85DC90A777675E3E806341418974.pdf 

Lectura de Krugman capítulo 2

Autor: Christopher Rivadeneira

Lectura de Krugman capítulo 2

Paul Krugman en su libro " Economía Internacional: Política y Economía"(2010: 49) afirma que en la actualidad existen varios mecanismos mediante los cuales los países pueden desarrollarse y generar más ingresos. Uno de ellos es el comercio mundial que permite que los países establezcan relaciones de intercambio de bienes y servicios para cubrir sus necesidades, sin embargo, este intercambio tiene varios factores que están en juego entre los cuales se puede mencionar la distancia, el precio, los costes de importación y algunas barreras de protección que poseen algunos países en sus bienes. Por lo tanto, cabe recalcar que la tecnología sin duda ha sido vital para que el comercio internacional pueda acortar distancias y permitir que algunos costes logísticos se reduzcan. En efecto claramente la globalización  cada vez aumenta con más fuerza creando mayor beneficio en todo el mundo.

Las creaciones de tratados comerciales permiten que los países puedan obtener mayores beneficios ya que mediante esto los países que cuentan con bienes excedentarios pueden intercambiar con los países que no tengan los recursos necesarios para obtener el mismo bien lo que conllevaría a un beneficio mutuo. Es por eso que la mayoría de los economistas hacen énfasis a que la apertura por parte de los países en el sector comercial es indispensable para que los países cuenten con los recursos que carecen y con ellos fortalezcan sus componentes productivos.

“En Estados Unidos se puede observar un claro ejemplo de desarrollo comercial ya que presenta un dinamismo muy relevante en sus exportaciones e importaciones que le permite generar más ingresos que se ven evidenciados en su PIB” (Producto Interno Bruto) (Friedman, 2010, p51). En el caso Ecuatoriano se puede observar visiblemente que este proceso de intercambio se encuentra en un proceso de transición debido a que como ya se mencionó al inicio existen algunas medidas proteccionistas que desalientan a los sectores de producción y de demanda, esta medida son las “salvaguardias” que si bien es cierto la implementación de las salvaguardias en el Ecuador tuvo como meta la disminución de la salida de divisas. En el Reporte de Consistencia Macroeconómica, “Reporte Enero 2016” (2016: 12) menciona que esta medida ha afectado alrededor del 32% de los productos importados en el país con lo que los empresarios han experimentado un crecimiento en sus costos de producción y una disminución en la oferta de sus productos. Es por eso que el país necesita una reestructuración de su modelo exportador e importador para que pueda incentivar a que las empresas extranjeras para ayudar a crear más fuentes de ingresos invirtiendo en el país.

Es importante destacar que los países que se son denominados “países desarrollados” tienen como principal medio de comercio los productos manufactureros, en este aspecto desde el modelo ecuatoriano es algo que todavía está muy lejano ya que su matriz comercial es de productos primarios y que estos a su vez no son de primera necesidad por lo cual es importante que el Ecuador se visione una nueva estructura comercial que la convierta en un país más competitivo con productos que sean atractivos para los países extranjeros y que motiven a que se desarrollen los intercambios de bienes y servicios.

 

Bibliografía:

Krugman, Paul (2010) Economía Internacional: Política y Economía. México: Prentice-Hall 

Macroeconomia, R. d. (2016). Reporte Enero 2016. Quito: Pontificia Universidad Catolica del      Ecuador. Recuperado el 3 de Marzo de 2016, de https://es.calameo.com/read/0030903348a2cf1af1946 

Los comentarios vertidos en este medio, son de exclusiva responsabilidad de sus autores - 2018/11/19. EFI- Economía Pontificia Universidad Católica del Ecuador
Template by QualityJoomlaTemplates